Meloxidyl para perros y gatos – Lo que debes saber (2024)

Nuestros queridos amigos peludos, ya sean perros o gatos, pueden experimentar dolor y malestar debido a diversas razones: lesiones, operaciones quirúrgicas, o condiciones crónicas como la artritis. En tales situaciones, el Meloxidyl se presenta como un aliado valioso. Pero, ¿qué es exactamente el Meloxidyl y cómo puede ayudar a nuestros amigos de cuatro patas?

En este post de MundoAnimale, vamos a desglosar todos los detalles sobre el Meloxidyl para perros y gatos. Exploraremos desde qué es y para qué sirve, cómo administrarlo correctamente, hasta sus posibles contraindicaciones y efectos secundarios. Vamos a ayudarte a entender mejor este medicamento, para que puedas tomar decisiones informadas sobre la salud y el bienestar de tu mascota.

Meloxidyl para perros y gatos

¿Qué es Meloxidyl y para qué sirve?

Meloxidyl es un medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE) utilizado en perros y gatos. Contiene meloxicam, una sustancia que ayuda a reducir la inflamación, el dolor y la fiebre.

Se usa principalmente para el manejo del dolor y la inflamación en enfermedades musculoesqueléticas crónicas, como la osteoartritis, y también para aliviar el dolor postoperatorio.

¿Cómo dar Meloxidyl?

El Meloxidyl generalmente se suministra en forma líquida y se administra oralmente. La dosis correcta dependerá del peso de la mascota y debe ser prescrita por un veterinario.

  • Es importante seguir las instrucciones del veterinario y no exceder la dosis recomendada.

Contraindicaciones

El Meloxidyl no debe ser administrado a animales que son alérgicos al meloxicam u otros AINEs. Además, debe utilizarse con precaución en mascotas con problemas hepáticos, renales o cardiacos, o en aquellas con problemas de coagulación sanguínea.

Aquí te presentamos algunas otras contraindicaciones para tener en cuenta:

  • No usar durante la gestación
  • No se puede utilizar en la lactancia
  • El perro o gato debe tener mas de 6 meses
  • Los gatos deben pesar mas de 2 kilos

Siempre debes consultar con un veterinario antes de administrar Meloxidyl a tu mascota.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios de Meloxidyl pueden incluir problemas gastrointestinales como vómitos, diarrea, o pérdida de apetito.

En raras ocasiones, pueden producirse reacciones alérgicas. Si observas algún cambio en el comportamiento o el bienestar de tu mascota después de administrar Meloxidyl, debes contactar a tu veterinario de inmediato.